Consejos para una buena salud visual – Paula Rocca

Consejos para una buena salud visual

Salud visual en empresas

Hábitos inadecuados como leer con poca luz, trabajar con la computadora demasiadas horas, posturas incorrectas, e incluso el tabaco o una alimentación pobre en vitaminas pueden afectar a tu salud visual.

Conoce como prevenir las principales molestias y mejorar tu campo visual.

Para ello se requiere tener hábitos saludables, una dieta sana, una ingesta adecuada de vitaminas (A, C y E), ya sea a través de la alimentación o de suplementos, y el consumo de elementos antioxidantes (presentes en varias vitaminas y minerales).

Es importante evitar todos aquellos hábitos que conlleven un esfuerzo de la vista como no llevar la corrección óptica apropiada o el exceso o defecto de iluminación; la mala alimentación por déficit vitamínico; una higiene inapropiada de la cara y de los ojos y el tocarse los párpados constantemente con las manos sucias, que pueden provocar infecciones; el tabaquismo, que reseca las lágrimas; apretar o rascar los ojos cuando pican porque causa problemas de la córnea; no dormir lo suficiente, porque durante las horas de sueño la superficie ocular se recupera de las agresiones de todo el día y se produce una regeneración de las células epiteliales que revisten la cara anterior del ojo; no emplear gafas adecuadas que nos protejan de los rayos solares.

Los hábitos de vida influyen mucho en las patologías oculares, sobre todo, los factores relacionados con la alimentación y la falta de vitaminas. Además, los malos hábitos higiénicos aumentan la probabilidad de padecer conjuntivitis, la mala iluminación acelera la vista cansada y la fatiga ocular, el apretar muchos los ojos y tocarlos constantemente favorece el queratocono (enfermedad de la córnea), y también se presentan más enfermedades graves de la córnea por un uso inadecuado de los lentes de contacto.Evitando las alteraciones visuales modernas

Hoy día existen más alteraciones visuales como consecuencia de la computadora y de otros dispositivos, ¿cómo podríamos evitarlas?

Posición del monitor: Los efectos que tiene la computadora en la vista dependen mucho de la posición en la que estamos trabajando y del parpadeo. Por ejemplo, si el monitor está demasiado alto, estaremos forzando la postura y mirando hacia arriba, por lo que debemos mantener los ojos muy abierto y pueden resecarse con mayor facilidad. Lo correcto es que el monitor esté situado por debajo de la línea de los ojos, de tal forma que nosotros estemos bien sentados y mirando ligeramente hacia abajo, nuestra espalda y nuestro cuello más relajados y nuestros ojos en una posición más natural. De este modo, se evitarán los síntomas de sequedad ocular y las patologías derivadas de esta sequedad. También es importante descansar unos minutos cada dos horas y cambiar de postura. El lugar de trabajo también influye.

Distancia del monitor: Cuando estamos escribiendo o trabajando debemos mantener una distancia 33 centímetros como mínimo, así, además de prevenir problemas en el sistema óptico, también favorecemos las buenas posturas y evitamos problemas de espalda.

Iluminación del ambiente: Lo más importante es que la pantalla esté bien iluminada, pero sin que haya reflejo y, por supuesto, los ojos no deben recibir la luz directamente.

Recuerda cuidar todos estos detalles y seguramente disfrutarás de una visión saludable por mucho tiempo.

Profesora de Expresión Corporal. Docente de Improvisación y composición. Posgrado en Técnicas Corporales Terapéuticas. Instructora de Yoga. Terapeuta de Shiatsu.

Top
768 a 983
480 a 767
479